Emociones : Análisis de Seis sombreros para pensar de Six Thinking

emociones

Enfrenta tus decisiones y emociones.

 

Cuando una persona se enfrenta a un proceso de toma de decisiones, su mente comienza a contemplar una serie de razones y emociones que le llevan a optar por una alternativa.

Ese extraño proceso mental en que el individuo coteja las ventajas, los inconvenientes, los hechos, los sentimientos y otra serie de informaciones relevantes resulta muy difícil de explicar o de simular.

En consecuencia, lo que se da de forma natural en el cerebro humano suele resultar extremadamente complejo cuando, por ejemplo, tratamos de aplicarlo a una decisión colectiva.

No es de extrañar que en esos casos surja la confrontación, que cada participante ensaye tirar para su lado y que muchos no quieran o no sean capaces de asumir la perspectiva de otros.

Pues bien, el método de los seis sombreros no hace si no reproducir, de forma más sencilla, los procesos que tienen lugar en nuestra mente cuando tomamos decisiones, convirtiéndolos en algo sistemático y público.

Para simplificar el pensamiento y las emociones , este método propone que las cosas se atiendan una por una, y que todos los participantes se concentren coordinadamente en la que está siendo estudiada.

Así, no solo se facilita el cambio de actitud —para lo cual basta con pedir un cambio de sombrero—, si no que se organizan puntos de vista diferentes y se crea un mapa enriquecido para tomar mejores decisiones.

 

emociones

La representación de los 6 sombreros.

Cada sombrero simboliza una forma de ver, una manera específica de pensar, que no se preocupa tanto por describir lo ya ocurrido, sino que intenta vislumbrar lo que está por venir.

Al tratarse de una convención aceptada, que responde a ciertas reglas concretas, el uso de los sombreros permite expresar libremente aquello que la racionalidad lógica de occidente tiende a censurar.

 A su vez contribuye a limitar y a darle un mejor uso a ciertas formas de pensamiento y emociones  que son propias de dicha racionalidad.

Por lo general suelen conducir a discusiones y confrontaciones infructuosas.

Cuando los pensadores han incorporado las reglas de este método y el uso de los sombreros se ha convertido en una especie de lenguaje común.

El ejercicio de pensar logrará deparar resultados maravillosos e imprevisto.

Los elementos del pensamiento:

– Blanco: neutro y objetivo, basado en hechos y números

– Rojo: la visión de emociones.

– Negro: cuidado y precaución

– Amarillo: optimismo, pensamiento positivo
– Verde: crecimiento fértil, creatividad y nuevas ideas
– Azul: calma, organización

emociones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *