Análisis del libro: Maestría del autor Robert Greene

Maestría

En esta entrada trataremos sobre un libro del año 2012 del autor Robert Greene, quien es un escritor muy conocido y sus libros se basan en la historia para explicar los distintos puntos que desea plantear. Por lo que, explica que la maestría es algo que las personas admiran de otras.

Ya que ciertas personas han tenido un grado de suerte o que genéticamente han tenido éxito. Pero no es cierto porque la vocación que una persona dedica en una actividad ocasiona que con el tiempo se llega a cumplir con los objetivos planteados entre ellos la obtención de una maestría. 

Por tanto, no hay que nacer como un genio para llegar a ser un maestro, sino que toda persona puede ejecutar una serie de pasos y de esa manera convertirse en un maestro. El autor indica seis pasos para alcanzar la maestría.

Pasos para alcanzar la maestría

1. Escuchar a tu voz interior

Debemos de buscar nuestra vocación y nuestra voz interior es el diálogo interno que tenemos constantemente. 

Entonces lo que ha sucedido tradicionalmente es que todos debemos de iguales, por lo que, eso evidentemente hace eludir a una persona que tiene talento o habilidades únicas pueda desarrollarlos. 

Por tanto, para evitar ese camino tradicional, tenemos que escuchar nuestra voz interior y entender que nosotros tenemos que encontrar el punto de inflexión para convertirnos en alguien completamente diferente y único. 

Es decir, debemos darnos cuenta que somos únicos y diferentes para comprender que tenemos que explorar sobre qué cosas nos gustan, que nos llama la atención y no tener en cuenta las opiniones de los demás para evitar sentir la presión externa y rendirnos.

2. Aprender todo lo que sea posible de tu maestría

Tenemos que entender que somos aprendices, ya que si nos enfocamos en aprender más de lo que las personas aprenden normalmente ocasiona que en el futuro tendremos más éxitos porque a largo plazo nos permitirá ser mucho mejor en nuestras habilidades. 

Por tanto, no hay que enfocarse en el dinero o en el prestigio que se adquirirá al estar en un trabajo sino debemos de enfocarnos en las oportunidades de aprender y desarrollar nuestras destrezas.

3. Buscar un mentor

Un mentor es alguien que tiene experiencia y tener un mentor nos puede ayudar mucho debido a que si nosotros estamos buscando desarrollando una habilidad necesitamos a alguien que nos guíe y esto nos ayudará a usar menos nuestro tiempo y dinero. 

Por tanto, ese camino para alcanzar la maestría se hace más sencillo si tenemos un mentor. Además, existen reglas para elegir un mentor. Pero la principal es analizar al mentor de acuerdo a nuestras necesidades o inclinaciones para aprender las formas en que hace las cosas para después adaptarla para crear nuestro propio conocimiento y experiencia.

4. Inteligencia social

Debemos de estar enfocados en nuestra realidad y entorno, es decir, ser un espectador de la sociedad y saber cómo funciona para poder retar a la situación establecida y una forma de hacerlo es saber dominar las reglas de la sociedad. 

De tal forma que debemos de ser disruptivos, pero siempre desde una posición de entender en qué mundo estamos.

5. Ser creativos

Debemos de pensar más en lo que queremos alcanzar sin utilizar el camino tradicional, ya que la inspiración de hacer algo distinto llega de forma espontánea. 

Además, hay que saber que para alcanzar la maestría es por medio de un proceso que toma mucho tiempo, debido a que es un proceso de resolución de problemas. Por lo que, somos capaz de pensar analíticamente en un problema y de encontrar enfoques diferentes. 

Por lo tanto, debemos de desarrollar nuestra creatividad para nutrir con nuevos conocimientos a nuestro cerebro.

6. Mezcla lo intuitivo con lo racional

Debemos de actuar de forma automatizada, es decir, automatizar el proceso para ser personas intuitivas con el fin de dominar una habilidad y hacer que se vuelva parte de nosotros. A través de un aprendizaje activo, de tal forma de que nuestro cerebro y cuerpo se acostumbre en actuar de cierta manera y se convierte en una costumbre. 

Entonces cuando dominamos algo es cuando llega la maestría al conseguir interiorizar una habilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *