Análisis de “MINDSET” La Actitud del Éxito , de Carol Dweck

la actitud del éxito

Esta entrada trata del libro “Mindset” La actitud del Éxito, escrito por Carol Dweck, publicado en el 2006, «la mentalidad de lo posible, la mentalidad de creer que se puede mejorar». Así define la renombrada psicóloga de Stanford, Carol Dweck, a la capacidad humana de abrazar los defectos, perseverar y creer que un cambio de personalidad es posible.

Existen dos tipos de mentalidad:

Mentalidad fija:

Cuando tenemos esta mentalidad creemos que nuestras habilidades no pueden cambiar, que hemos nacido con cierta inteligencia o trazos que no se pueden modificar, la mayoría de personas en nuestro entorno están entrenadas mediante esta mentalidad desde niños; ya que se nos ha instaurado esto desde muy pequeños.

Cuando vemos nuestras habilidades, que son inmutables y que no pueden cambiar sentimos la necesidad de ponerlas a prueba. Cuando tenemos una mentalidad fija no queremos quedar mal si fallamos, eso nos lleva a compararnos con los demás, por lo tanto hay rasgo que podemos mejorar.

Mentalidad de crecimiento:

Básicamente las habilidades con las que hemos nacido es un punto de partida para seguir construyendo y desarrollando mediante trabajo, persistencia y estrategia adecuadas una mentalidad de crecimiento. 
 El cambio de mentalidad, es decir tener una mentalidad u otra no es solo nuestra forma de pensar o nuestras creencias, sino que nuestras creencias afectan a nuestras acciones, por lo tanto, alguien que tenga una mentalidad fija, no creen en la persistencia, en el esfuerzo para conseguir mejores resultados.
 

En cambio, los que tienen mentalidad de crecimiento es mucho más realista acerca de sus fortalezas y debilidades, que aquellos que tienen una mentalidad fija y por lo tanto cuando son autoconscientes de esas fortalezas y debilidades trabajan, aprenden, e intentan corregir aquello en lo que no son tan buenos.

Una persona con mentalidad de crecimiento acepta mucho mejor la crítica, porque no la ve como algo negativo o un ataque personal, sino que la ve como una retroalimentación, que nos va a permitir identificar debilidades y corregirlas. En cambio, cuando criticamos a una persona con mentalidad fija se enfada, reacciona mal, porque en su cabeza sabe que no tiene capacidad de reacción.

Hay dos mundos en los que vivimos

Las personas que viven en el mundo de mentalidad fija, viven constantemente probándose así mismos y a otros que son listos, que son talentosos, que son buenos, el mundo de la mentalidad fija es el mundo de la validación, es decir necesitamos que otros nos validen que somos buenos, talentosos, listos, rápidos.

El fracaso en la mentalidad fija es intolerable, el esfuerzo también está mal visto ya que se ve como negativo, porque si necesitamos esforzarnos para conseguir algo significa que no somos inteligentes.

En el mundo de la mentalidad de crecimiento podemos cambiar, ya que el éxito se obtiene a través del esfuerzo, de salirnos de nuestros límites, de nuestra área de confort y de ir a nuestra área de genialidad, de aprender y de mejorar cada día, porque de eso se trata, aprender y mejorar todos los días .

El fracaso enseña a mejorar

El fracaso es otra oportunidad de mejorar, del que podemos extraer lecciones, por lo tanto, si queremos alcanzar nuestro máximo potencial, lo vamos a poder hacer si nos dedicamos a crear una mentalidad de crecimiento.

Esto viene de la educación con la que nosotros crecemos, ya que los primeros años de vida de un niño son de aprendizaje, de absorción de todo tipo de información, cabe recalcar que todos nacemos con una mentalidad de crecimiento, esta mentalidad se va a adaptando a nuestra vida conforme vamos creciendo.

Las personas cometen errores continuamente y cada fracaso en una oportunidad de aprender y mejorar 

¿Cómo ven el éxito las personas con mentalidad fija y con mentalidad de crecimiento?

Las personas con mentalidad fija:

  • Ven el éxito como un mundo, en el que tenemos que evitar los retos, un mundo en el que tenemos que estar en control de la situación, un mundo en el que nos tenemos que sentir más listos que los demás.
  • Están siempre preocupados por la perfección, se sienten listos no solo por entender las cosas sino porque perfeccionan las cosas.
  • Se comparan con los demás.

Las personas con mentalidad de crecimiento:

  • Es gente que en su mundo busca retos, busca llegar más allá, salir de su zona de confort.
  • Se sienten inteligentes cuando han intentado algo, cuando se han esforzado al máximo y eso le ha generado una mejora, porque sienten que han crecido de cómo eran antes.
  • Se comparan consigo mismos.
la actitud del éxito

Puntos clave para detectar qué tipo de mentalidad tenemos

La forma en la que enfrentamos los fracasos, es decir no conseguir aquello que nos habíamos planteado como meta, para las personas que tienen mentalidad fija el fracaso puede llegar a ser una señal de identidad, que no quieren recibir bajo ningún concepto, en cambio para la gente con mentalidad de crecimiento un fracaso no significa algo que los vaya a definir.
 

Las personas con mentalidad fija cuando fracasan lo que suelen hacer es:

  1. Rendirse.
  2. Hacer trampa.
  3. Echarle la culpa a otra persona.

Como nosotros etiquetamos a nuestros hijos y como esa etiqueta está ayudando o perjudicando a su crecimiento y a sus resultados.

Cuando nosotros alabamos a un niño le estamos aumentando su confianza, pero si nosotros le aplaudimos su habilidad a la hora de conseguir algo, lo que estamos haciendo es instaurando en él una mentalidad fija.

Por ejemplo, si le decimos a un niño que es súper inteligente por haber resuelto tal cosa, le estamos metiendo mentalidad fija, en cambio sí alabamos o aplaudimos y le decimos que se ha esforzado mucho por lograrlo, te quedo muy bien, es decir cuando premiamos por haber conseguido algo le estamos llevando a la mentalidad fija, en cambio sí le premiamos el hecho que se haya esforzado estamos potenciando su mentalidad de crecimiento.

¿Qué hacer si tenemos una mentalidad fija?

  1. Entender que estamos en esa área.
  2. Una vez que lo hemos detectado y queramos cambiar debemos buscar a alguien que actué como nuestro ejemplo es decir personas que sean ejemplo de éxito.
  3. Eliminar de nuestro lenguaje los estereotipos.

¿Cómo afecta esta mentalidad a las empresas ?

Cuando nosotros tenemos una empresa y lo que nosotros buscamos es conseguir los mejores talentos posibles, estamos poniendo a la empresa en problemas serios; ya que si centramos a personas con un status alto, nunca van a querer salir de ese rol y no querrán tomar riesgos es decir nada que destruya ese status.

¿Qué debemos hacer para mejorar esto?

  • En primer lugar, lo que debemos hacer es ser humildes.
  • Ser capaces de hacer preguntas.
  • Aceptar, enfrentar los fracasos, pero con confianza de que vamos a salir victoriosos.
  • Eliminar la mayor cantidad de jerarquía posible es decir tener comunicación lo más establecida y plana posible.
  • Siempre tener mentalidad de cómo podemos mejorar tal cosa, nunca conformarnos y siempre buscar la mejora continua.
  • Rodearnos de gente competente, que sabe trabajar.
  • Siempre compartir el crédito de todos nuestros éxitos es decir que los logros y éxitos son del equipo y no solo de una persona.
  • Eliminar los juegos de poder, el decir yo mando mas eso no ayuda nada en una empresa.
  • Y lo primordial es instaurar en la empresa que todos desde la secretaría hasta el CEO tienen que pensar en el futuro de la empresa, es decir pensar en qué podemos hacer que afecte positivamente al futuro de la empresa.

¿Cómo podemos aplicar en nuestra vida esa mentalidad de crecimiento?

Lo primero que debemos hacer es entender que nuestra mente está constantemente monitoreando, checando e interpretando que es lo que sucede a nuestro alrededor, nuestra mente interpreta y nos guía a la hora de ver lo que está sucediendo.

En una mentalidad fija, ese monólogo interno que tenemos siempre va a estar enfocado en emisión de juicios; ya sea que nosotros mismos nos sintamos juzgado o seamos nosotros quienes juzgamos.

Cuando hacemos comentarios como por ejemplo; que somos un fracaso o cuando criticamos a los demás, debemos detectarlo para intentar cambiar, en vez de juzgar o juzgarnos lo que debemos hacer es pensar, que puedo aprender de cada situación para evitar que vuelva a suceder.

No te mires como fracasado, sino como una persona que está en constante crecimiento

Por ejemplo; a lo mejor queremos entrar a la universidad o queremos entrar en algún sitio en el que nos van hacer un examen y nosotros estamos seguros que nos van aceptar, porque somos buenos, pero empezamos a racionalizar cuando nos dicen que no nos aceptan, y empezamos a decir que era muy complicado hacerlo.
 

Porque había gente más competitiva y eso nos lleva a pensar que somos mediocres, en cambio en una mentalidad de crecimiento nos vamos a enfocar en aprender cosas nuevas, que necesito tener, que necesito desarrollar para poder pasar esa prueba, es decir dar nuestro mejor esfuerzo.

Lo que una persona necesita para crecer y no sentirse menos que otra es la confianza, establecerse metas y objetivos que lo motiven.

Hay muchos escenarios en los que podemos detectar que tenemos una mentalidad fija, el tema es que lo aceptemos y buscar cambios.

Conseguir la mentalidad de crecimiento es un proceso que lleva tiempo, y requiere una serie de pasos que hay que dar:

  1. Aceptar que tenemos mentalidad fija, incluso cuando estemos en camino a una mentalidad de crecimiento, y recordar que la mentalidad fija tiene que ver con creencias limitantes, con creencias que no nos dejan crecer y aceptarlo, nos llevará a buscar las soluciones y mejorarlo.
  2. Aprender qué es aquello que dispara nuestra mentalidad fija, es decir como aparece eso en nuestras vidas, por ejemplo, puede ser cuando se nos presenta un nuevo reto, cuando se nos presenta un obstáculo o cuando fracasamos en algo.
  3. Entender que esa mentalidad es algo ajeno a nosotros que intenta tomar el control y de esta forma podemos identificar cuando se está activando.
  4. Enfrentar nuestra mentalidad fija esto quiere decir que cuando se nos presenten pensamientos limitantes tengamos una conversación imaginaria con ellos y le digamos que no.

Por ejemplo, cuando se nos presenta un nuevo reto automáticamente nuestra mentalidad fija nos va a decir que no nos arriesgamos, porque vamos hacer el ridículo, cuando eso suceda debemos de enfrentarlo y decirnos a nosotros mismo, que los riesgos son inherentes al crecimiento y que el fracaso se convierte en una oportunidad de crecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *