Análisis de «Factfulness, Parte 2» de Hans Rosling, y Ola y Anna Rosling:

Factfulness

"Factfulness, Parte 2"

Esta entrada trata sobre el libro “Factfulness, Parte 2” escrito por Hans Rosling, Ola y Anna Rosling, en este episodio terminamos de analizar este libro basado en datos reales.

6. El instinto de la generalización

Es la tendencia que tenemos a ordenar la información y agruparla según categorías, nos lleva a tomar por general cosas que tal vez son particulares, en ocasiones hay generalizaciones que hacemos que son erróneas; y eso hace que nuestra visión del mundo también sea errónea.

Por ejemplo, la mayoría de occidentales pensamos de Irán que es un país súper tradicionalista, dominado, patriarcal, fundamentalista, con unos valores estrictos, también podemos creer que esta visión sea categórica y estamos generalizando y quizás eso no sea así, y si revisamos datos nos podemos dar cuenta que esa generalización es exagerada.

Porque Irán es el segundo país en el mundo, en el que hay más cambios de sexo, también el 60% de estudiantes universitarios son mujeres, también según datos, las mujeres tienen derecho a viajar solas, los Iraníes son el segundo país con la visión más favorable, tanto de Estados Unidos como de occidente.

Es importante, que tengamos en cuenta que no debemos de generalizar ni etiquetar, por el contrario debemos de analizar, investigar un poco más ya que podemos estar cometiendo un grave error.

¿Por qué tendemos a agrupar el mundo en categorías?

El mundo es muy complicado; ya que cada día tenemos más fuentes de información, y debido a esta avalancha de información, tenemos que ser rápidos categorizando, eso significa que cada escenario que puede ser único nosotros lo generalizamos y esto le da una visión distorsionada, es decir , la información que recibamos es de mucha ayuda para agrupar al mundo.

¿Qué pasa cuando aplicamos este instinto de generalización?

Oportunidades de negocios perdidas.
Perdemos de vista como el mundo está creciendo y mejorando.
Generar más prejuicios y discriminación tanto sociales, sexuales, de homofobia, xenofobia, etc.

¿Cómo podemos evitar esto?

Lo primero que debemos de hacer, es cuestionarnos las categorías que estamos utilizando, para meter ya sea a personas, países, entidades o grupos, normalmente nuestras categorías que tienen que ver con nacionalidad, raza o religión nos puede llevar a asumir cosas que no son correctas.

Quitarnos de la cabeza la idea de “la mayoría”, ya que es un término muy genérico;  y puede convertirse en un grave error al momento de referirnos ya sea de un país, un continente, etc.

Evitar pensar que somos una persona “normal”, no debemos de pensar que los valores o estándares de vida, que estamos viviendo en este momento es universal, ya que hay diferencias en otras culturas, en otros niveles de ingresos, etc.

Por lo tanto hay que dejar de idealizar a las personas por su estándar económico o social.

7. El instinto del destino:

Hay una creencia que tenemos, que las características innatas, es decir con las que nacemos, son inmutables y determinan nuestro destino. Un ejemplo de esto es la cultura Africana se dice que es retrógrada que nunca progresa, eso refuerza los instintos de generalización, de negatividad, esto hace que creamos que toda la existencia humana es la misma para todas las personas en todos los países.

¿Qué causa que tengamos este instinto del destino?

En el nivel 4 que estamos, tenemos un sentimiento de superioridad y pensamos que estamos por encima del resto, y que esto va a ser siempre así, porque tenemos muchas más cosas solucionadas que ellos, lo que nos permite ignorar cambios a nivel de estereotipos, a nivel cultural, de pobreza o de riqueza y no nos damos cuenta que las cosas están cambiando; y a su vez nos hace perder miles de oportunidades que podríamos tener.

Elimina el instinto del destino en tu vida

 Tenemos que dejar de ignorar que el mundo está creciendo, está cambiando, y que ese cambio está sucediendo ahora.

Y empezar a pensar que los cambios no son inmutables, aunque muchas veces no nos damos cuenta porque los cambios pueden ser muy lentos o muy pequeños, pero debemos de recordar que si esos cambios son continuados en el tiempo a largo plazo pueden ser muy grandes.

Preocuparnos por aprender cosas nuevas, creciendo, explorando, atreviéndonos a cambiar de opinión; ya que nuestro conocimiento tiene fecha de caducidad y por ende debemos de estar renovándolo continuamente.

Apuntar siempre más arriba, dejar de pensar que todo lo que no somos nosotros son países en extrema pobreza, que todos están en el nivel 1, porque eso no es de todo cierto el desarrollo depende mucho de las persona del esfuerzo y la dedicación e innovación a las que estamos dispuesto a llegar. Debemos de expandir nuestra visión, nuestra forma de ver el mundo, como avanza el mundo y celebrar que muchas personas en estos momentos están saliendo del nivel 1.

8. El instinto de la perspectiva única:

Es esa atracción que las personas sentimos por algo simple, por reducir la complejidad de las ideas a una solución única, este instinto hace que abracemos ideologías o formas de ver el mundo, que son distorsionadas y que intentan liberarnos de la complejidad y de las sutilezas, que tiene el mundo real.

Por ejemplo, si hablamos con libertarios del libre mercado nos van a decir, que todos los problemas son causa de la interferencia del gobierno; y que el libre mercado es la solución para todo esto, están ignorando que hay muchos problemas que también son causados por el libre mercado.

Por otro lado, nos encontramos con los comunistas, que creen que todo lo malo del mundo proviene del capitalismo, y luchan siempre por nacionalizar todos los medios de producción, de esa manera están ignorando todos los problemas que causa una interferencia gubernamental.

Es decir, hay cosas que si las generalizamos y pensamos que hay un único problema y una única solución a todo, nos estamos quedando con una única perspectiva que también es falsa.

9. El instinto de culpa:

Siempre deseamos y buscamos encontrar a una única persona para responsabilizarla de algo malo. A menudo lo que hacemos es buscar una persona a la cual echarle la culpa, en vez de buscar a problemas estructurales que están causando mayores problemas y no es culpa de una sola persona.

El instinto de culpar a una única persona o institución está tremendamente arraigado y totalmente erróneo, si bien es cierto es tentador culpar a una persona de algo, pero normalmente los problemas no vienen de una sola persona o una única institución.

Por ejemplo, a los periodistas normalmente se les acusa de distorsionar los hechos, de tener una agenda, es decir tener un plan premeditado para que las cosas sucedan de una determinada manera, periodistas que apoyan a un determinado político, y a los políticos les encanta culpar a la empresa.

¿Cómo podemos evitar culpar a una sola persona de todos los problemas?

Básicamente tenemos que buscar explicaciones alternativas y poner mucha atención a una imagen completa de las situaciones, por ejemplo; hay grandes eventos que suceden en el mundo buenos y malos, nunca son causados por una única cosa, normalmente hay explicaciones multifactoriales es decir; hay múltiples factores que inciden en que algo suceda.

Debemos recordar que una persona individual no controla economías, no gana guerras, no establece democracias, todos esos cambios suceden porque hay un movimiento de masas, una institución o un sistema que estaba detrás de ello, no una única persona, si bien es cierto una persona puede iniciar, liderar, pero los cambios los producimos todos.

10. El instinto de urgencia:

Es ese impulso que tenemos a tomar decisiones de inmediato, lo más rápido posible antes de haber considerado todas las alternativas.

¿Por qué tendemos a tener este instinto de urgencia tan activo en nosotros?

Este instinto nos rodea, ya que se aplica en casi todo, por ejemplo, en marketing con las ofertas, el instinto de urgencia nos mueve ya que tenemos miedo a perder esa oportunidad.

El miedo que causa el instinto de urgencia nos lleva al pánico, no vamos a tomar buenas decisiones si tenemos pánico, por el contrario vamos a tomar malas decisiones y dolorosas que pueden ser muy perjudiciales.

¿Cómo podemos evitar el instinto de urgencia y actuar de manera adecuada?

Tenemos que evitarlo, teniendo en cuenta cuales son los números, si bien es cierto no lo representa todo, pero nos dice mucho, nos da muchas señales y antes tomar decisiones aceleradas.

Debemos analizar los datos para ver si son relevantes, si son precisos y si nos pueden llevar a la mejore decisiones posibles, no solo en lo político ,sino de nuestras vidas y de las decisiones que tomamos a diario.

Si queremos eliminar este instinto de urgencia, tenemos que empezar a eliminar de nuestros análisis los peores escenarios posibles y también los mejores; porque en la mayoría de los casos el escenario extremo para lo bueno o para lo malo, es un escenario que tiene pocas probabilidades de suceder.

¿Cómo podemos aplicar todo lo aprendido a partir de hoy?

En el tema de la educación, debemos enseñarle a nuestros hijos que hay países en el mundo, que están en diferentes categorías de ingresos, que hay 4 niveles de ingresos, que determinan la mayor parte de las diferencias en la forma y calidad de vida de todos los países.

También debemos enseñarles que el mundo está cambiando y está dando pasos agigantados, para mejorar la calidad de vida en cualquier país del mundo y sobre todo debemos enseñar a nuestros hijos a ser curiosos, a ser humildes y a entender que el mundo es complejo y que no hay problemas ni soluciones fáciles.

Tenemos que entender, saber y reconocer que hay cosas que no sabemos y estar abiertos a nuevas informaciones, es decir; reconocer lo que no sabemos y remediarlo. 

Debes de ser consciente de las oportunidades y riesgos

En el tema de los negocios debemos de ser conscientes de las oportunidades y de los riesgos de la globalización, debemos de buscar información precisa sobre el mundo para tomar decisiones críticas de inversión inteligente .
 
En conclusión, la mayor parte de estos instintos de superar si estamos dispuestos aceptar, que es aquello que no sabemos, y si estamos dispuesto a absorber nueva información, una de las estrategias más útiles para conseguir esto, es estar en contacto con gente con la que no estamos de acuerdo.
 

Para aprender opiniones distintas e insistir más en los datos que las anécdotas y abrazar la complejidad del mundo que vivimos, pero sobre todo ser escépticos ante las soluciones y problemas que parecen demasiado simples.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *