Análisis de “El hombre más rico de Babilonia”, de George S. Clason

rico de babilonia

"El hombre más rico de Babilonia"

Esta entrada trata sobre el libro “El hombre más rico de Babilonia” (The Richest Man in Babylon), escrito por George S. Clason, publicado en 1926, relata la historia de Arca, conocido como el hombre más rico de Babilonia, con origen humilde, pero que ha llegado a ser el hombre más rico.

Donde muestra las claves de su riqueza, debido a que el dinero no lo es todo, pero es un medio por el cual cada persona puede comprar cosas, y es relativamente cierto que sin dinero no puedes comprar, puesto que, está claro que las cosas terrenales se miden y el éxito se mide por cosas terrenales que se pueden comprar con dinero.

¿El dinero te hace exitoso?

Desde una perspectiva, la riqueza es algo que se mide mediante la cantidad de dinero que tienen las personas, mediante la cantidad de posesiones que acuñan, es superficial en ese sentido, pero se ve como un fin en sí mismo. Entonces se va mal pero, si se ve como un medio, el dinero; es un medio para conseguir una serie de fines.

Entonces, se puede entender mucho mejor porque el dinero representa eso, el éxito a través de la habilidad de generar libertad para hacer cosas, si las personas empiezan a ver el dinero como una herramienta para comprar, entonces no es un fin en sí mismo, sino que es un medio para conseguir ese fin.

Por lo tanto, la posesión de la suficiente cantidad de dinero hace que se pueda disfrutar más, de hacer más cosas que realmente te llenan y puedes generar un mayor impacto positivo, se pueda cambiar el mundo y para eso se necesita tener financieramente el tema solucionado, para que así pueda impactar a muchísimas más personas.

¿Cómo alcanzar la libertad financiera?

Asimismo, existen una serie de leyes que se tiene que respetar. Esto no es cosa de suerte, esas leyes o preceptos son seguidos por las personas, van a tener éxito financiero, entonces nunca hay que dejar en manos de la suerte el creer que la situación financiera va a cambiar, puesto que la mayoría de la gente evita.

O sea, el que cree que el dinero es una plaga, que lo único que se tiene que hacer es ir subsistiendo, que el dinero sólo está para pagar las facturas, no está enfocándose de la forma correcta, no está siguiendo las leyes o los preceptos que se deben saber del dinero, porque hay unas leyes que cada persona debe saber del dinero.

Para eso lo mejor es preguntarle a las personas que han tenido, cómo es, precisamente el más rico de babilonia explica los grandes secretos, las ideas centrales, la idea central del libro donde se muestran las dos principales enseñanzas, las cuales son.

Principios para generar riquezas

Número uno, el principio fundamental de que este programa te vaya a funcionar es que, reserves al menos un 10% de todo lo que se gana, es así de simple, se tiene que reservar es algo que te tienes que quedar; el otro concepto, la otra idea principal, básicamente quiere decir que de ese 10% que se está ahorrando, hay que ponerlo a trabajar.

Entonces va a generar más dinero, genera intereses y así se mantiene la idea principal del dinero y lo invertimos. Entonces lo que va a suceder es que se va a empezar a generar más ingresos cada vez, se van a ir multiplicando más, mediante la magia del interés compuesto.

Las ganancias siempre van primero

Por ende, el primer principio de la riqueza, de la generación de riqueza es, si se gana 100, se tiene que gastar menos de lo que se gana, es un enfoque de supervivencia; y cuando una persona se compromete consigo misma a pagarse, lo primero es que se va desarrollando un cambio de perspectiva, las ganancias van primero.

Entonces, las cosas cambian y es ahí cuando se puede pensar en construir un estilo de vida diferente. Por lo tanto, generar ahorros va a generar interés adicional, si se tiene dinero y ese dinero genera intereses, es importante que se utilicen esos intereses para que también trabajen para cada uno.

Invierte y Re-invierte

El dinero que se puso a trabajar generó intereses, pues el dinero generado, de esos intereses, si los ponen a trabajar también, entonces se genera esa magia del interés compuesto, que al principio no se nota, que al principio parece que esto no sube hasta que se disparan los ingresos, porque se ha logrado ser capaz de mantener ese interés compuesto.
 

Es decir, reinvirtiendo los intereses de nuevo para generar mayor riqueza y llegará un momento en que la acumulación de riqueza va a ser tal que en lo que parecía un riachuelo , sólo un hilillo ese 10%, que se va a guardar de repente se va a convertir en una amazonía, en un río gigante con una posibilidad de tracción también gigante.

Diferencia los gastos y deseos

Pero el secreto ahí de nuevo está en la inversión, que se haga la inversión en tiempo, pero invertirlo adecuadamente y también hay que invertir en un aprendizaje. El segundo precepto de llenar una bolsa vacía es el control de nuestros gastos, no se tiene que confundir los gastos con los deseos.

Todos tienen deseos y hay deseos que se pueden comprar con el dinero que se tiene; pero que se tenga deseo no quiere decir que hay que cumplir con todos, hay que pensar que la gente rica tiene absolutamente, todo lo que desea porque tienen dinero para comprarlo.

rico de babilonia

Programa un ahorro para cumplir tus deseos

La realidad es que, incluso la gente con la mayor cantidad de riquezas también tiene una serie de deseos que no están satisfaciendo, si se desea desarrollar un programa de ahorro, entonces hay que empezar a distinguir si son cosas que realmente necesitan para la mejora de la calidad de vida.

Entonces cuánto más ahorres, llegará un momento en que esos deseos se van a cumplir o dejen de ser importantes en tu vida; pero no se tiene que intentar satisfacer todos los deseos inmediatamente, simplemente por el hecho de que pueden hacerlo, porque eso nos puede llevar por encima de un umbral de gastos.

Protege tu capital

En conclusión, «El hombre más rico de Babilonia», dice; que se puede invertir en algo, pero puede tener una cierta cantidad de riesgo y lo que se tiene que hacer es intentar proteger lo que se llama el capital. Porque una cosa es el capital y otra cosa son los intereses que genera tu capital.

Asimismo, buscar siempre la inversión es la protección total de tu capital, que pase lo que pase el capital no descienda o disminuya y si la inversión va mal, que por lo menos no pierda aquello que se puso en ese objetivo principal, por lo que se va a proteger el tesoro de cualquier pérdida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *