"Decídete"

Esta entrada se trata sobre el libro “Decídete (Decisive, 2013)”, escrito por los hermanos Chip y Dan Heath, relata que cuando hablamos de la toma de decisiones, siempre hay algo que es malo que debemos evitar, y bueno, muchas veces nos equivocamos cada vez que lo hacemos, porque no tenemos en cuenta lo que se llama “el efecto foco”, o también conocido como “efecto reflector”.

Que básicamente es, que las personas tienden a enfocarse en una sola cosa cuando toman decisiones, en la mitad de las ocasiones, esas decisiones son binarias, de sí o no, de blanco o negro, eso es el efecto foco, hacen que las personas se enfoquen en esa única opción.

¿Por qué nos cuesta tanto tomar decisiones?

En realidad en una única elección, por ende, están poniendo ese foco en un área muy concentrada a la toma de decisiones, donde por lo general tiende a fallar, sin embargo, existe otro tipo de enfoque, conocido como “enfoque reducido”, el cual se refiere a que cuando las personas tienen la tendencia a eliminar opciones o solo a tener una opción. 
 

Su enfoque es muy reducido, cada uno está pensando en términos binarios, el segundo consiste en que las personas tienden a desarrollar, lo que se llama un “sesgo de confirmación”. El cual se basa en que cuando se tiene una opción para escoger, lo que se hace es buscar información que dé apoyo a esa elección.

Es decir, buscar información alrededor, posteriormente el tercer mal plan, que afecta a la toma de decisiones son “las emociones a corto plazo”, y por último “el exceso de confianza”, donde hacen pensar que el futuro se va a amoldar a lo que cada persona cree que va a suceder.

decidete

Pasos para tomar decisiones

«Decídete», nos  enseña que la toma de decisiones, es un proceso de decisión normal y corriente, donde lo que se busca es seguir 4 pasos fundamentales, los cuales son:

1. Es que encuentras una opción,

2. Trata de analizar opciones, y solo analizan la opción, porque solo tienen una,

3. Es de tomar una decisión y el cuarto corresponde a vivir con esa decisión.

Pero el problema es que, se puede encontrar con una opción, en la que puede seleccionar un encuadre, demasiado estricto y limitante y hace perder de vista otras posibles opciones. Entonces no se puede quitar lo que no funciona o lo que no les gusta, sino que hay que entregarse donde se pueden sustituir los comportamientos que no ayudan.

Entonces, las posibles soluciones son:

Opción número uno, el encuadre demasiado restrictivo, buscar ampliar las que se tienen en el mercado y el paso número dos, analizar las opciones donde se consigue el sesgo de confirmación, por lo tanto, se tiene que hacer realidad, asumiendo esa es otra acción que se pueda realizar.

Eso trae consigo, lo que son las emociones a corto plazo, que normalmente hacen que se tome una decisión apasionada y apresurada, pero a menudo equivocada, por eso es recomendable, tomar cierta distancia antes de tomar una decisión.

Finalmente, el cuarto paso, que correspondía a vivir con el resultado, donde interviene el exceso de confianza, y no permite tomar las respectivas precauciones. En ese caso se puede ampliar las opciones realizando un test, para poder adquirir distancia y prepararse para que las cosas salgan bien o mal.

En esas situaciones hay dos enfoques..

Normalmente, en cualquier situación, para la toma de decisiones, hay dos enfoques posibles, tales como: el enfoque interior y el enfoque exterior, donde el “enfoque interior” trata básicamente en la propia evaluación de una situación específica, tener una visión interna de la situación, pero hay una visión externa de esa situación y una visión desde el “enfoque exterior”.

Básicamente es analizar o no los resultados de las cosas, es decir, no lo que se está asumiendo, sino qué es lo que sucede normalmente en estos casos, entonces tener un acercamiento a las cosas, bien puede permitir ver bien la textura de las cosas; pero también se necesita una visión en perspectiva desde lejos.

Porque para escoger y para tener mejor información, se necesita una combinación de acercamiento y de alejamiento, “del zoom in y del zoom out”; una última es la de la experimentación, cuando se tiene una hipótesis o una idea, y no se sabe si va a salir bien o mal, lo que se hace, es un experimento pequeño a ver qué pasa.

Aplica el análisis 10/10

Como se ve eso en muchos casos, es posible una opción que se pone encima de la mesa, de probar cuál será la reacción, y que han mejorado con respecto al producto. Si lo relacionamos con la toma de decisiones, pues básicamente, para tomar una decisión que puede ser clave o grave en una situación crítica.

También puede ayudar a predecir el éxito o el fracaso, con mucha mayor credibilidad, y precisión. Por ende, se puede utilizar lo que se llama el análisis 10/10, donde el análisis 10/10 básicamente es, que hay que pensar en esa decisión que se va a tomar y que se piensen a la vez en tres diferentes momentos.

En cómo se va a sentir la persona en 10 segundos, 10 meses o 10 años al haber tomado esa decisión. Ya que es importante llevar este análisis a la práctica, y cuando se empieza a pensar en estos términos del análisis 10/10, que es una de las tácticas posibles, lo que se hace es luchar contra una serie de principios ya que se activa esa emoción a corto plazo.

Las personas siempre eligen las cosas familiares..

Pero luego ya que se realiza un juicio de valor, las cosas no nos parecen tan bien y es donde aparecen dos principios que intervienen; los cuales son: “el principio de la mera exposición”; el cual dice las personas tienden a preferir cosas que nos son familiares, es decir simplemente por mera exposición.

Por exponerse a algo, se desarrolla una cercanía y se va a preferir esa cosa que te ha estimulado antes, y “el sesgo llamado aversión a la pérdida”, donde las personas odian perder cosas, todas las personas están programados a preferir evitar perder algo, que preferimos ganar algo o conseguir algo.

Es decir, prefieren no perder, es un sesgo que está programado psicológicamente; y al momento de combinarlos se pueden encontrar con dos fuerzas que se juntan, o se multiplican y ese sesgo final, hace que cada persona tenga tendencia a tomar decisiones, que tienen que ver con las emociones a corto plazo.

Las emociones influyen en tus decisiones

Finalmente,  «Decídete», menciona que las emociones siempre están en el fondo de cualquier decisión, aun teniendo opciones o información, todo eso ayuda, sin embargo, si se evita todas esas capas de en medio, lo que queda al final es emoción.

Entonces, si esto es así y no podemos eliminar las emociones, lo que se puede hacer es preguntarse cosas emocionales, o hablar de los anhelos propios, pero desde un punto de vista de valores y creencias; debido a que cuando las personas pretenden ser una máquina racional, se está eliminando toda emoción a tus decisiones y eso no es factible.

Por ende, cada quien debe hacer preguntas y a su vez desarrollar respuestas, que tengan que ver con tus valores y con tus creencias. Porque cuando se identifican las prioridades se habla de poner límites, de decir: “estos son mis valores y estas son mis creencias”.